Dado que el ya había sido atendido en 2013 con procesos de conservación, en esta ocasión sólo fue necesario llevar a cabo la limpieza química y mecánica, a partir del uso de aspiradora y brochas suaves para retirar polvo acumulado; y se realizó limpieza acuosa mediante el uso de detergente neutro aplicado con hisotopos de algodón rodado.