Después de pintar en el Rockefeller Center y con el pago por ese trabajo, Rivera hizo ese mismo año de 1933 una serie de frescos para la New Worker’s School de Nueva York, 21 paneles, a los que llamó Portrait of America(Retrato de América). Al concluirlos, estando en Nueva York aún, realizó dos paneles móviles más: Revolución rusa (o Tercera internacional) y Cuarta Internacional, que obsequió a la Liga Comunista de América, conocida también como Casa del Trotskismo, el 17 de diciembre de 1933. Uno de ellos, Revolución rusa, pasó a formar parte del acervo del Palacio de Bellas Artes en 1977. Del llamado Cuarta Internacional se desconoce su paradero.