Juan Guzmán
Rufino Tamayo pintando el mural Homenaje a la raza india, Ciudad de México,1952

Mi pintura es realista porque pretende reducir las formas a su esencia. Esas formas no se quedan en geometría, sino que son formas de objetos y gentes concretas. No quiero retratar el árbol o el hombre, sino rehacerlos, “recrearlos”. Para mi esa es la función del arte. Y esta “recreación” se hace por medio de la poesía. (Rufino Tamayo).

Nació el 25 de agosto de 1899 en Oaxaca. Se estableció en la Cuidad de México; en 1917 ingresó a la Escuela Nacional de Artes Plásticas. En sus primeros años como creador plástico, experimentó con el impresionismo, el fauvismo, el cubismo y el futurismo, entre otras, creando nuevas formas al mezclarlas con la esencia de lo mexicano. En 1921 José Vasconcelos le ofreció un empleo en el Departamento Etnográfico del Museo Nacional de Arqueología; en esa época experimentó el Método de Dibujo de Adolfo Best Maugard. Su inquietud lo llevó a mudarse a Nueva York después de su primera exposición en México, en abril de 1926. A su regreso dos años después, expresó un estilo único opuesto al muralismo nacionalista. En 1929 fue nombrado profesor de materias diversas para las enseñanzas de pintura, escultura y grabado en la Escuela de Bellas Artes, es allí donde conoció a María Izquierdo, con quien sostuvo una relación amorosa, intelectual y artística. En 1933 pintó su primer mural El canto y la música en el cubo de la Escuela Nacional de Música, la obra fue dañada por un grupo de estudiantes inconformes.

Contrajo matrimonio con Olga Tamayo en 1934. Cuatro años más tarde recibió una invitación de la SEP para pintar un mural en el Museo de Antropología de la Ciudad de México, la obra se tituló Revolución, como consecuencia de la crisis económica, no se pudo costear más la obra y el mural quedó trunco. En 1950 se llevó a cabo la XXV Bienal de Venecia por parte de México participaron Rivera, Siqueiros, Orozco y Tamayo, destacando la obra de este último. Tuvo una prolífica carrera, expuso numerosas veces en México, Estados Unidos y Europa. Hizo decoración mural en el extranjero y en diversos recintos de México, entre ellos el Museo Nacional de Antropología e Historia, Club de Industriales, Hotel Camino Real. En 1979 se inició la construcción del Museo de Arte Contemporáneo Internacional Rufino Tamayo en el bosque de Chapultepec, inaugurado en 1981. En 1991 ingresó como miembro de número a El Colegio Nacional; falleció el 24 de junio en la Ciudad de México.